14 jun. 2012

Cuñas

He de confesarlo: soy una anti-tacones, no porque no me gusten, al contrario, me encantan, el problema es que soy totalmente negada: no se llevarlas, camino como un pato, me destrozo los pies... La cuestión es que el mes pasado tuve una boda y me apetecia ir "alta" y siguiendo el consejo de una gran amiga me compré unas sandalias de cuña y la verdad es que me quedé encantada, son las únicas que tengo y aún no tengo experiencia ni tampoco puedo aconsejar el tipo idóneo ni nada por el estilo pero lo que sí puedo afirmar es que me he convertido en una fan incondicional de las cuñas. ¡Ala! Ya lo he dicho.


//Inicio del código añadido a la plantilla del blog para controlar el rebote para Google Universal Analytics. //fin del código añadido.